Punto cubano

Diario sociocultural de la actualidad cubana

Posts Tagged ‘cultura

Pablo Milanés patidifuso

leave a comment »

Pablo Milanés

Pablo Milanés

Miguel Pato y Ana Avellano le hacen algunas preguntas a Pablo Milanés para Periodista Digital. Las más interesantes en relación con el tema cubano:

Parafraseando la canción “Yo no te pido”… ¿Que no le pediría a la Cuba actual?

No le pediría que siga esta situación, que cambiemos, que acabemos de cambiar que lo está pidiendo el país entero. Hemos realizado un cambio que todavía está tentado con la realidad y con los hechos. Confío en que estas cosas se realicen. No pido que se estanque esta situación.

¿Les ha decepcionado un poco que después de Castro, venga Castro otra vez?

Eso se esperaba y mucho más cuando se esperan reacciones inmediatas a favor de los cambios.

¿Creen que es el inicio de una nueva Cuba?

Sí. La gente lo está esperando con premura aunque va demasiado lento para todos.

¿Cree que el pueblo lo está pidiendo con suficiente energía?

Sí, lo pide pacíficamente y con suficiente energía. Hay asambleas, hay reuniones, opiniones… y esas cosas son las que se están haciendo.

La última respuesta es muestra del “ajiaco” que tiene en la cabeza: ¿de qué está hablando el cantautor que admiraba –según sus propias palabras- “los cojones de Fidel”? Los vientos de la inevitable caída que soplan sobre La Habana provocan este tipo de aturdimiento.

Algunos lectores de PD, que por cierto no son cubanos, lo interpretan exactamente igual que nosotros y lo comentan de esta manera:

Tino Luis: “¡Que me joden a mí, los revolucionarios de guitarra y chalet! . Aquellos que con sus “temas”, te “transmiten” valores de libertad ¿?, eso sí, si pagas religiosamente la entrada, si no, te quedas sin oir el “mensaje”. Quizás es que no he caído en la cuenta, que a estos “iluminados”, los mantienen “su régimen”. A tomar por el fonil, farsante. Besitos Z.”

Gabu: “Este Sr no niego que tenga taletp como músico y compositor, yo en lo personal soy analfabeto en el tema por lo tanto sería una temeridad mi opinión, pero lo que si puedo decir es. Escogio la vida fácil plegándose al regimen y dándole un baño de tolerancia a la dictadura, bueno a vivido mucho mejor que la mayoría de sus paisanos.pero si hubiera seguido el otro camino, quizás estuviera preso , o muerto y ¿quien sabe? viviendo como un pacha en el mundo civilizado. No soy yo quién para juzgarle, que soy muy comodo y bastante cobardica, quizás hubiera seguido su mismo camino”.

Ursus: “Canta muy bien el enchufado este del PC Cubano y de Fidel… ¿por qué no canta las penurias del pueblo cubano? ¿por qué no canta contra la pena de muerte en Cuba? ¿por qué no canta por la libertad en su patria?”

En La Habana, mientras tanto, anuncian que Pablito y Nelson Domínguez “juntarán sus talentos para crear una obra que rememore el histórico incendio de la oriental ciudad de Bayamo, cuna de la nacionalidad cubana”. Y se aclara a continuación: “En Bayamo, declarada Monumento Nacional y ubicada a unos 800 kilómetros al sureste de la Habana, se gestó el ataque a un cuartel de la tiranía de ese territorio, como acción conjunta al asalto del cuartel Moncada de Santiago de Cuba el 26 de julio de 1953 por Fidel Castro y sus combatientes”.

Quizás, al igual que Pablo olvidó los tiempos en que estuvo recluído en los campos de trabajo forzado de la UMAP en la década del 60, “la revolución” olvide las confusas declaraciones que se le escapan de vez en cuando al ex de Yolanda.

Written by labana

julio 24, 2008 at 10:08 pm

Ciber-mutilados, un comentario de Yoani Sánchez

leave a comment »

Reproducimos el post de Yoani Sánchez publicado en su blog Generación Y. Como ustedes saben el gobierno cubano le negó a Yoani Sánchez el permiso para viajar a España a recoger un reciente premio cultural.

Todo ese tema de la ciudadanía representada en Internet que desarrolla proyectos por su cuenta, nos queda demasiado grande a los cubanos. Sin haber llegado a ser todavía ciudadanos en la realidad, se nos hace difícil comportarnos como tales en la red. En este caso no vale aquello de saltarnos etapas, como lo hicimos con las videocaseteras (que nunca se vendieron en las tiendas cubanas), las grabadoras de cinta y prácticamente los floppy de 5¼”, sino que tendremos que graduarnos de civismo, antes, en la realidad.

A ver si logro entender la lógica torcida de nuestro espacio virtual: “un ciudadano cubano no puede comprar su propio dominio web y alojarlo en un servidor local, pero es acusado cuando logra hospedar su sitio en otro país”; “los blogger oficiales reflejan la realidad, pero nosotros los alternativos somos marionetas de algún poder extranjero…”; “Internet es un terreno para una llamada batalla de ideas, de la que nadie puede enumerar al menos un principio que no sea la intolerancia…”; en fin, además de mutilados en nuestra sociedad, hemos entrado a Internet con varios pedazos de menos.

A este paso, en la red ocurrirá lo mismo que muestran nuestras calles: gente que en un primer momento –y ante las cámaras y micrófonos- exhiben un entusiasmo y una fidelidad ideológica que es pura “espuma”. De ahí que en Internet nos ponemos folclóricos y ecologistas; nos da por las bolsas de trabajo, los anuncios clasificados o la música gratis, pero cuidado con emitir opiniones. En la www hay que tener las mismas máscaras que llevamos colgadas en nuestra vida. Lo de tener ciber-derechos tendrá que esperar, a ver si va y un día nos da por empezar a hacernos, al menos, ciudadanos.

Written by labana

julio 23, 2008 at 8:26 am

Sin noticias de Pablo Milanés

leave a comment »

Pablo Milanés y Raúl Torres en La Habana, recientemente

Pablo Milanés y Raúl Torres en La Habana, recientemente

Los medios de prensa cubanos no acaban de publicar un solo comentario, una sola información relacionada con los comentarios del gran “cantautor revolucionario” Pablo Milanés.

Cubarte, “el portal de la cultura cubana” –en realidad el “portal de la cultura oficial cubana”-, tiene lo último publicado sobre Pablo. El trabajo está fechado el 11 de julio y se refiere a la reedición de un trabajo musical de Pablo Milanés y Silvio Rodríguez.

Llama la atención que recientes informaciones, como las concernientes a las actividades de Raúl Torres –cantautor cubano amigo de Milanés que está ofreciendo recitales en la isla-, mencionan al autor de “Yolanda”, pero no mencionan para nada sus declaraciones.

Pablo Milanés y Raúl Torres se presentaron juntos en un concierto en La Habana en junio y mientras Torres sigue de gira por la isla, Pablo se marchó a España, donde hizo sus conocidas –por los que estamos fuera de Cuba, porque a los de adentro, como ya hemos visto, no les ha dicho nada la prensa oficialista- declaraciones.

Habrá que esperar a que el Muerto Vivo se le ocurra tocar el tema en alguna de sus ri-flexiones para que la “prensa revolucionaria” (tan libre) pueda abordar el tema.

Algunas otras declaraciones notables del músico:

En agosto de 2006: México, 8 ago (EFE)- El cantautor cubano Pablo Milanés dedicará al presidente Fidel Castro el concierto que ofrecerá el 17 de agosto en el Auditorio Nacional de la capital mexicana, anunciaron hoy sus organizadores. “Fidel querido: te deseo lo mejor en tu convalecencia, tengo que cumplir compromisos ineludibles en el extranjero y te prometo representarte a ti y al pueblo cubano como merece este momento: con unidad y coraje ante cualquier amenaza o provocación, un abrazo, tu Pablo Milanés”, señaló el artista en un comunicado enviado por la empresa productora.

23 de enero del 2008 (en Chile): El cantautor cubano Pablo Milanés afirma que ‘todo el mundo está esperando ansiosamente’ momentos de cambio ‘que se imponen’ en Cuba, según declaraciones difundidas hoy por el diario chileno ‘La Nación’. Una gran parte de los cubanos estamos en eso, siempre y cuando no sean concesiones y se pueda hacer un cambio sin vender ni negar todo lo que hemos logrado’, aseguró el cantante, que se encuentra en Chile para presentar su nuevo disco, ‘Regalo’. El artista, uno de los exponentes de la Nueva Canción Cubana, cree que el cambio en su país natal, que este año celebra el 50 aniversario de la Revolución, debería apuntar ‘hacia las nuevas libertades, sobre todo económicas y también individuales’.

En abril 18: MADRID (Reuters) – Para el cantautor Pablo Milanés, las medidas reformistas del nuevo presidente cubano, Raúl Castro, serán beneficiosas para el país ya que intentan crear una sociedad más justa y aplican unos cambios que proceden del deseo de un pueblo que, pese a todo, sigue creyendo en la revolución. Milanés, que el viernes presentó en Madrid su gira “Más allá de todo” junto al pianista también cubano Chucho Valdés, calificó de “eufemismos” los términos de “apertura” o “rectificación” en la isla, y aseguró que todo se debe a la exigencia de la sociedad por cambiar los errores que se han cometido históricamente. “Hay una presión social en nuestro país que obliga al Estado a hacer cambios, cambios supremos, cambios profundos que no vienen del Estado precisamente, sino que vienen del deseo del pueblo, de un pueblo que yo creo que de toda la vida confía en lo que fue la revolución, en lo que es, y en lo que ha quedado de positivo de todas las cosas que se lograron en el pasado”, afirmó.

12 de mayo del 2008 (España): El cantautor Pablo Milanés, quien presenta por estos días en España su último disco, junto a Chucho Valdés, declaró al diario español El Periódico que siempre dijo lo que pensaba sobre la liberación de los presos y los fusilamientos, y ahora “son muchísimos los que cambian de postura”. Según comenta Milanés, siempre tuvo “su opinión” sobre el tema de la liberación de los presos políticos, y “a diferencia de otros 29 intelectuales” de la Isla, se negó “a firmar una carta de apoyo a los fusilamientos decretados en marzo de 2003, contra tres cubanos que intentaron abandonar el país”.

Written by labana

julio 17, 2008 at 9:35 pm

Publicado en Detrás de la noticia

Tagged with , ,

Videoconferencia de Willy Chirino con jóvenes habaneros

with 2 comments

Willy Chirino

Willy Chirino

En este link puedes ver el video clip de “Palante”, cantada por Willy Chirino

Como una serie de acordes musicales que resonaron en los oídos de quienes han sido sus más ardorosos seguidores, Willy Chirino entró ayer en contacto directo con la realidad de la vida cotidiana en Cuba.

Unos 30 seguidores de Chirino en la isla tuvieron la oportunidad de charlar y compartir experiencias con su ídolo durante una videoconferencia que unió a Miami y La Habana bajo una mismo telón de fondo: Pa’Lante, la producción discográfica más reciente del intérprete cubano.

Numerosos opositores cubanos asistieron en la residencia de Gregory Adams, jefe de Prensa y Cultura de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba, al lanzamiento de la última producción musical del cantautor Willy Chirino.

Uno de los asistentes al encuentro fue el exprisionero político del grupo de los 75, Jorge Olivera, quien manifestó su satisfacción por haber estado en la presentación y dijo que “era lamentable que en Cuba la participación en un acto cultural pueda generar represalias por parte del gobierno”.

Por su parte, Edgar López Moreno, fundador de la Coalición Juvenil Martiana expresó que la producción de Chirino refleja las ansias de los cubanos por ser libres, a lo que Domingo Lezcano agregó que estos eventos son importantes y que aunque la represión gubernamental es una constante, la canción de “Ya viene llegando”, es una especie de himno de la oposición en la isla.

Pero lo que había sido programado como un encuentro virtual en el que se hablaría única y exclusivamente de música, se transformó también en un foro abierto donde las denuncias políticas fueron ganando terreno.

“Agradecemos la cubanía de Willy en estos momentos terribles para nuestra patria. Tenemos un gobierno que siempre se ha proclamado defensor de la soberanía del pueblo y precisamente ha hecho todo lo contrario”, señaló Oscar Espinoza, un periodista independiente y miembro del Grupo de los 75.

Otro participante, Yuri Pérez, comparó la situación que atraviesa la isla con la crisis y la incertidumbre que viven cientos de prisioneros colombianos en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“La noticia de la liberación de Ingrid Betancourt y los demás rehenes fue muy bien recibida por el pueblo de Cuba. Teníamos esa preocupación, porque al igual que ellos (los colombianos) nosotros somos cautivos del gobierno cubano. Nos sentimos identificados con esas personas, porque son prisioneros de la violencia y el comunismo intransigente”, indicó Pérez.

El encuentro virtual fue organizado por la empresa de entretenimiento Eventus, que representa al cantautor, y la sección de Prensa y Cultura de la Oficina de Intereses de Estados Unidos, en la capital cubana.

Los asistentes, entre los que estaba el jefe de la Sección de Intereses, Michael Parmly, se reunieron anoche en la casa de Gregory Adams, el portavoz de la representación estadounidense en la isla.

Jorge Olivera, un ex prisionero de conciencia y miembro del grupo de los 75, denunció los acosos continuos del régimen en todas las instancias de la vida pública. Asimismo añadió que muchos de sus compatriotas no tienen miedo a enfrentar las consecuencias ni la persecución si se trata de ganar el derecho a la libertad de expresión.

“Obviamente esta reunión podría entrañar una represalia, no estamos exentos porque es considerada una transgresión grave. Pero en lo que respecta a mí y a todos los que estamos presentes, les digo que esto es una manera de comunicarnos y restablecer los lazos que se han roto durante casi medio siglo”, afirmó Olivera.

El activista dejó en claro que estaba dispuesto a enfrentar la cárcel nuevamente por sus convicciones en defensa de la libertad y el sistema democrático.

“Si por esta actividad voy a regresar a prisión, estoy dispuesto a enfrentar lo que sea. No se trata de exceso de valor sino de una conciencia ciudadana y del derecho a ser libre”, agregó.
Por otra parte Nidia Leiva dijo que la información continúa siendo extremadamente censurada en la isla.

“En el caso de la liberación de Betancourt se transmitieron algunas vistas en la televisión, se escuchó algo en la radio y, por supuesto, algunas declaraciones de Fidel Castro, que ahora escribe a través de la internet, aunque los cubanos no tenemos derecho a internet”.
Leiva afirmó que la figura de la ex candidata presidencial colombiana ha sido importante para los cubanos, ya que demuestra hasta dónde puede llegar un ser humano cuando se tiene convicción y la seguridad de que su causa es justa.

“Para nosotros es un ejemplo. Y aunque no vivimos en las condiciones de la selva, les digo que Fidel Castro ha mantenido como rehenes durante más de 50 años a 11 millones de personas; simplemente por el hecho de expresar su opinión y querer lo mejor para Cuba”, puntualizó la mujer.

Esta no es la primera vez que se realiza una videoconferencia. En meses anteriores distintos grupos de estudiantes universitarios y exiliados cubanos han celebrado actividades similares, abarcando un amplio espectro de temas.

Durante el encuentro, que tuvo una duración de poco más de un hora, el cantante presentó tres temas incluidos en Pa’Lante: Los campeones de la salsa, El mar nos une y el sencillo que da nombre a la producción.

“Quisimos hacer este enlace para saber las reacciones y comentarios sobre el material. Ha sido una especie de lanzamiento cibernético de Pa’Lante y, al mismo tiempo, una oportunidad que nos ha servido para enviar un mensaje de fe y esperanza”, dijo Chirino, cuya música está prohibida por el gobierno de la isla.

El artista, que emigró a Miami durante la “Operación Pedro Pan”, a través de la cual salieron de Cuba al menos 14,000 niños entre 1960 y 1962, destacó la importancia de mantenerse unidos para conseguir la tan ansiada libertad.

“Somos un solo pueblo a pesar de los intentos que surgen para dividirnos. Nosotros estamos al tanto de la situación”, dijo el cantautor.

Written by labana

julio 9, 2008 at 9:52 am

Publicado en Detrás de la noticia

Tagged with ,

Carta abierta a Pablo Milanés

with 3 comments

Sr. Pablo Milanés
Cantautor cubano
Madrid, Julio 2, 2008 – España

Sr. Milanés:

Con mezcla de tristeza y odio, pasada por melancolía y frustración, aprovecho su visita a España para decirle cuatro cosas con toda la sinceridad y la claridad que siempre hablo y escribo a amigos y enemigos. Hace muchos años que he decidido no oir sus canciones porque no puedo conciliar su “Yo pisaré las calles nuevamente / de lo que fue Santiago ensangrentada” -refiríendose a Pinochet- con su “Viva el salvador que pisa / las calles de mi Habana apuntalada” -refiriéndose a otro tirano. Y no es que yo sea más patriótico que nadie. Jamás las volveré a escuchar porque su excelencia no pudo evitar la vergüenza ajena que me producían simultáneamente, de manera que el posible disfrute estético se me iba siempre a bolina y si oigo una canción o una sinfonía es, única y exclusivamente, para disfrutar de lo excelso.

Dejo constancia también -y lo digo por primera vez de forma pública- de
mi sincera admiración hacia usted como creador pues estoy convencido de que es uno de los mejores músicos e intérpretes cubanos de todos los tiempos, pero, con no menos fuerza y convicción, igualmente le expreso mi desprecio personal más riguroso como simple cubano -no ya como disidente demócrata- por su apoyo a la tiranía más criminal de nuestro país y más antigua del continente hispanoamericano.

La tiranía cubana, como usted -hombre inteligente e informado y, por tanto no libre de culpas- sabe, tiene medio siglo en el poder, encabezada por el Tirano en Jefe Fidel Castro, sin permitir libertad de asociación, ni libertad de empresa, ni libertad de prensa, -los tres pilares fundamentales de una sociedad civilizada y del progreso personal y, por tanto, colectivo- que hacen posible una comunidad de gobierno e instituciones viables y justas dentro de lo humanamente alcanzable, y sin permitir, por tanto, partidos de oposición, ni elecciones libres, ni respetar el logro humano más importante y trascendente de nuestra Cultura Occidental: la Declaración Universal de los Derechos del Hombre prohibida en Cuba y nunca publicada oficialmente a pesar de ser una creación cubana, un sistema donde la mejor de todas las opciones para un hombre libre, que declare su libertad personal, es una de estas seis: fusilamiento, encarcelamiento, destierro, manicomio o retractación, o varias combinadas kafkianamente en coctel macabro.

Posee también el statu quo que usted defiende otros récords vergonzosos para el siglo XXI: cientos de fusilados, miles de encarcelados, miles de devorados por tiburones en el Estrecho de la Florida en busca de la libertad, miles de caídos en macabras manipulaciones internacionalistas, tres millones de cubanos en el exilio durante 50 años, el índice de suicidio juvenil más alto entre los latinoamericanos y un país devastado económicamente que tiene que importar tomate de China y Moral de Martes, de Venus o de Júpiter.

Para los cubanos siempre será un enigma -al menos que usted lo confiese en sus memorias- cómo fue posible que un compatriota de talento, que con sus pentagramas y su voz, hubiera podido triunfar y vivir dignamente en cualquier rincón del mundo y que fue uno de los primeros en recibir sobre su sensibilidad el zarpazo totalitario en un lugar cuyo nombre sí quiero recordar y que se llamó Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), variante tropicocastrista del Gulap, haya podido terminar dando vivas y revivas al creador del mayor engendro criminal de nuestra patria en toda su Historia no escasa de eventos fatales.

¿Apoya usted a la revolución cubana porque cree que es un proceso justo? En ese caso usted sería un ignorante ajeno a la realidad del pueblo cubano. ¿Apoya usted a la revolución cubana porque así podría sacar su obra adelante sobre rieles de seda? En ese caso usted sería un vulgar oportunista que sólo piensa en sí mismo. ¿Apoya usted a la revolución cubana porque lo premiaron con 30 zanahorias? En ese caso ha manchado usted su vida, su obra y su memoria por una jaba muy pequeña de viandas. ¿Apoya usted a la revolución cubana por miedo al castigo de convertirse en disidente? En ese caso usted sería un cobarde y únicamente en ese caso tendría usted mi humilde perdón personal porque lo peor de todo para un cubano no es luchar contra la peor tiranía que ha azotado a nuestro país, sino luchar contra el propio miedo. Se lo dice alguien que lo ha sentido y que, en la patria que le arrebató su amo y señor, se acostaba todas las noches pensando en que podrían venir a buscarlo y se sobresaltaba si confundía el ruido del caer de una rana con el chirriar de la cerradura y pudo tener el primer sueño profundo y reparador en tres años cuando se acostó por primera vez en una cama en un modesto hostal de Madrid una tarde del Otoño de 1997.

Yo, que siempre oía aquello de “el tiempo, el implacable, el que pasó”, o “yo no te pido, que me bajes no sé qué cosa”, cuando descubrí la gran estafa, durante la perestroica, y decidí luchar contra los estafadores con la misma dedicación con la que los defendí durante muchos años -en Cuba pocos podemos lanzar la primera piedra en este sentido porque la población cubana de hoy en general tenía la edad que tenía yo el primero de enero del fatídico 59, o sea, 8 años, y no habíamos conocido otra cosa- y vi que personas tan informadas como usted por viajes y lecturas no nos habían trasmito nada, ni entre líneas, en sus textos en medio del bloqueo intelectual perfectamente totalitario al que estábamos sometidos, sentí resentimiento hacia usted y, cuando vi que pasaba el tiempo, el implacable, el que sigue pasando, y usted siguió sin decir nada, o peor, rompiéndose las manos con absurdos aplausos y la garganta con no menos absurdos vivas, entonces llegué a la dolorosa conclusión de que usted no tenía perdón de Dios.

Si ha leído mi artículo titulado Cuando calla el cantor: Silvio Rodríguez y la traición a sus fans -qué personaje, absolutamente despreciable, peor, porque aprobó los fusilamientos que usted al menos se negó a aprobar- o cualquier texto mío -hay decenas en cientos de páginas webs y blogs, cubanos y no cubanos, de todo el mundo- verá que, aunque no me atrevo a proclamar ninguna normal para ningún creador como la única válida, sí sostengo personalmente el imperativo de que la vida y la obra del intelectual tienen que tener una correspondencia y una coherencia con respecto al Bien y lo generalmente aceptado como Moral, categorías en las que desde luego no entra ninguna tiranía, así como el más elemental sentido de lealtad hacia el ser humano, de falta de bajeza y de suciedad en las relaciones con él, trátese de alguien tan conocido como Guillermo Cabrera Infante o de mi mejor lector, Juan, el dependiente del bar madrileño donde desayuno y leo el periódico todas las mañanas.

De modo que aunque no me encaramo en ningún podio para dar lecciones ni mucho menos Clases Magistrales sobre Moral (El intelectual y la Moral) a ningún intelectual, ni nunca lo haré, sí me considero como ser humano en el derecho de juzgar a toda figura pública, sea político, cantautor, astronauta, cubano o no cubano, o a todo áquel que yo conozca.

Si Dios confiara en mi sapiencia y me pidiera opinión sobre usted a la hora del Juicio Final -vea que también tengo vanidad, aunque trato siempre de controlarla- puede estar seguro de que, representando el sentir de muchos cubanos de dentro y fuera de Cuba, usted terminaría en el último salón de la taberna celestial de los creadores inmorales, adonde creo yo que vayan los buenos creadores que han defendido malas causas porque pienso que todo ser humano debe responder moralmente por sus palabras y sus acciones. Se trata también de la responsabilidad de la libertad.

Usted no estará, se lo puedo asegurar en caso de que el Señor me consulte, junto a Celia Cruz, Willy Chirino, Gloria Estefan, los valientes muchachos de Porno Para Ricardo, Andy García, Paquito D’Rivera, Guillermo Cabrera Infante, María Elena Cruz Varela, Raúl Rivero, Manuel Díaz Martínez, Mikel Porcel, José Ángel Buesa, Heberto Padilla, Severo Sarduy, Gastón Baquero, Bebo Valdés, y los más de treinta poetas cubanos que han muerto en el destierro, entre los que también tengo -esto sí es una metáfora- entrañables amigos que ya nunca podrán leer cuatro versos más en el Parque de El Quijote, de La Habana.

Me contaron unos amigos que usted había dado un gran concierto en un teatro de la capital cubana donde cantó una canción que terminaba, más o menos, con una pregunta de esta índole: ¿Valió la pena o no valió la pena? La respuesta suya, también en la categoría de ‘mas o menos’ porque tampoco la tengo textual, fue algo así como ‘No sé’ o ‘Tengo que pensarlo’ o ‘Habría que ver’ Y los espectadores allá, eufóricos. Y mis amigos aquí, contentísimos.

Hombre, cualquiera podría pensar que ‘Mejor algo que nada’ y que ‘Más vale tarde que nunca’, pero resulta, Señor Milanés, que la transición, la democracia y la libertad de nuestra patria no se conquistan quedando bien con Dios y con el Diablo, ni con medias tintas, ni con sí, pero no, ni con paños tibios, ni, finalmente, con lenguaje metafórico, sino coloquial, -claro y directo, como el de los hombrecitos-, que no nos podemos contentar con una declaración metafórica suya sobre la tiranía cubana cuando usted siempre ha utilizado un lenguaje coloquial -esto es, clarísimo- para defenderla y, si todo esto fuera poco- en ese mismo instante había 55 cubanos presos injusta y degradantemente en las cárceles cubanas, todos hermanos de lucha míos y, de ellos, tres amigos personales: Adolfo Fernández Sáinz, Julio César Gálvez Gutiérrez y Omar Rodríguez Saludes, Miembro Fundador de Habana Press, la primera agencia de prensa privada y libre en Cuba, en cuyos despachos noticiosos jamás se nos escapó una sinécdoque, y que fueron situados detrás de los barrotes por no dedicarse a la tropologística.

Es igualmente lamentable que algunos de sus discípulos de la Nueva Trova y la que le sigue y la que le sigue a la que le sigue jueguen a la disidencia cuando otros cubanos juegan a jugarse la vida por la libertad.

No le voy a pedir que se convierta en un disidente, un opositor o un demócrata cubano, tampoco en un exiliado, cosa que ni a mi edad se pide, ni a su edad se concede, pero sí le voy a solicitar un favor. No como demócrata cubano, sino como simple cubano de la calle Camilo Cienfuegos, de Bacuranao, Guanabacoa.

Estuve haciendo en Madrid, en una emisora colombiana llamada América FM, de la calle Princesa, un programa que nombré Aquí, Cuba, en el cual daba todas las noche una receta de comida cubana, enseñaba a hacer un Mojito, un Daiquirí, un Cubanito, informaba cómo se decía bragas, por ejemplo, en cada uno de los países hispanoamericanos, leía, con mi magnífica voz metálica y armoniosa, de locutor, que tanto les gusta a las chicas, un poema de amor de José Ángel Buesa, por ejemplo, informaba del último demócrata cubano encarcelado y ponía música cubana, pero no de los consagrados o de “las vacas sagradas”, como decimos los cubanos, sino de los jóvenes músicos cubanos que habían emigrado a España y sobrevivían cantando y tocando “en bares y cantinas” de Madrid por “cuatro duros” o “un kilo prieto”. Yo recorría todos los sitios cubanos de la capital del Reino en mis horas libres y los llevaba a mi reino. Hay muchísimos y muy buenos. Llegaron con la ilusión de triunfar, pero no tienen el contacto adecuado. Nadie los conoce. Nadie les hace caso. Haga un hueco en su complicada y compacta agenda. Reúnase con ellos. Póngalos en contacto con buenos productores. Ayúdeles. Los cubanos y el mundo se están perdiendo ese talento y esa música. Yo no puedo.

Esto no le salvará, pero tal vez le cambie de salón.

Julio San Francisco
poeta cubano desterrado
juliosanfco@yahoo.es
http://www.portalatino.com/juliosanfrancisco
http://blogs.periodistadigital.com/juliosanfrancisco.php

Written by labana

julio 6, 2008 at 11:56 pm

Publicado en Detrás de la noticia

Tagged with ,