Punto cubano

Diario sociocultural de la actualidad cubana

Posts Tagged ‘Castro

Atletas cubanos en el exilio rechazan críticas de Castro

with 3 comments

Pelotero a la bola

Pelotero a la bola

Por JORGE EBRO
El Nuevo Herald

Uno de los días más tristes en la vida de Yan Barthelemy fue aquel cuando tuvo que vender su medalla olímpica por $5,000 en las calles de La Habana para poder comprar comida con que alimentar a su familia.

De ahí que la última reflexión de Fidel Castro llamando a la población a rechazar a los deportistas que han desertado y a impedirles un posible regreso a Cuba “para exhibir los lujos obtenidos con la infamia”, le parezca un ridículo.

“Nadie es dueño de la vida de nadie y nadie debe decidir por uno”, expresó Barthelemy, quien a fines del 2006 abandonó una escuadra que entrenaba en Caracas junto a Odlanier Solís y Yuriorkis Gamboa. “Si hubiera dicho en Cuba, ‘miren ya soy campeón olímpico y mundial, ahora quiero probarme en el profesionalismo’, como mínimo se hubieran reído en mi cara”.
Estos tres boxeadores –a quienes se les unió recientemente el también campeón mundial Erislandy Lara– son, junto a peloteros como Alexei Ramírez y Dayan Viciedo, los últimos exponentes de un goteo constante de talento que ha drenado la calidad del deporte cubano.

No por gusto Castro la emprendió contra los desertores en una reflexión que tomó como punta de lanza la derrota de la escuadra nacional de béisbol –la disciplina insignia del deporte cubano– ante una selección de Doble A de Estados Unidos en el torneo de Haarlem, Holanda.

“Deslumbramos a nuestro pueblo con los éxitos y las promesas deportivas, pero después no nos atrevemos ni siquiera a publicar los nombres de los que traicionan a su patria vendiéndose al enemigo”, subrayó Castro en su reflexión.

El hecho de que bajo el régimen de los Castro se le impida regresar a Cuba no le quita el sueño a Orlando “El Duque” Hernández, pero le molesta que el más anciano de los hermanos use el tema como punta de lanza de su política.

“Cada vez que Cuba pierde en el béisbol, es como si un terremoto estremeciera la isla”, afirmó el lanzador de los Mets de Nueva York. “Y Castro aprovechó el tema para hablar de los ‘traidores’. Ya lo he dicho mil veces: no soy traidor a nada, pero sí más cubano que muchos. El puede decir lo que quiera. El pueblo sabe quien es quien”.

Written by labana

julio 19, 2008 at 7:27 pm

El discurso del Titanic

leave a comment »

Por Andrés Reynaldo
El Nuevo Herald

Hace un par de años, cuando una crisis intestinal arrebató a Fidel Castro la capacidad de digerir el poder, muchos dijeron que su dinástico sucesor, el general Raúl Castro, se estaba poniendo un traje que le quedaba grande. El pronóstico me pareció exagerado, toda vez que considero a Fidel un personaje extraordinariamente mediocre. En verdad, el gran problema de Raúl es que no se atreve a ponerse un traje a la medida de la realidad.

Sus palabras del pasado viernes ante la Asamblea Nacional del Poder Popular dejaron poco lugar a la interpretación. Raúl, que tiene fama de ser claro, lo fue hasta la desesperanza. La orfandad ideológica de la dictadura se complementa trágicamente con su terror al cambio. Sus líderes no saben hacia dónde ir y, para colmo, no se atreven a echar a andar.

Excepto el canciller español Miguel Angel Moratinos (a quien los cubanos libres e incluso socialdemócratas ya empezamos a recordar como recordamos a Valeriano Weyler), nadie ha visto las reformas por ningún lado. Por audaces que parezcan, respecto a la gestión castrista, las medidas tomadas por Raúl no rebasan el marco de la economía soviética de la década de 1980. El Hermano en Jefe no quiere ser Deng Xiaoping ni Gorbachev, sino Brezhnev. Los cambios en el equipo gobernante se deben a un intento de administrar mejor el caos, no a suprimirlo. Cuesta creer que, aun entre los hombres de confianza del régimen, Raúl no disponga de una sola cara nueva que inspire alguna expectativa. Su pieza más apabullante, signo de una suicida vocación continuista, sigue siendo el canciller Felipe Pérez Roque. (Al ingenio de Carlos Alberto Montaner se debe la observación de que el nombramiento ministerial de Pérez Roque es la designación pública más descabellada desde que Calígula intentó nombrar cónsul a su caballo Incitatus).

No nos equivocamos quienes creímos que Raúl, por el solo hecho de no ser un energúmeno como su hermano, podría darse cuenta de que gobierna la última oportunidad de la nación cubana para no descender en la haitianización o, quizás, en la guerra civil. Sin embargo, su racionalidad se agota en el acuse de recibo. El pluriempleo, el arriendo de tierras a cooperativas y campesinos (anunciado con una actitud faraónica), la abolición del techo salarial y otras concesiones al mercado que ya se veían, repito, en las naciones de la órbita moscovita, constituyen efímeros paliativos a la depauperada situación de la isla.

Visto desde otro ángulo, la precaria sociedad civil cubana y el exilio carecen de fuerza para mover el curso de los acontecimientos. La Iglesia Católica cubana se abstiene de irritar al castrismo, en oprobioso contraste con la actitud de los obispos latinoamericanos contra las dictaduras y oligarquías de sus respectivas naciones. Cuando se manifiestan en público, nuestras eminencias prefieren convocar a la oración por la salud del dictador, exaltar al Che Guevara o criticar las operaciones de cambio de sexo. En su frivolidad hallarán su penitencia.

Ideológicamente, el castrismo es mimético. Sus ideas fueron más sólidas en las décadas de 1970 y 1980, cuando calcaba la cartilla soviética al dedillo, con el celo de una elite mercenaria al servicio de una fuerza de ocupación. Su actual discurso político es de una insuficiencia patética. La dictadura balbucea y el pueblo ya no escucha. O escucha para troncharse de la risa. Ahora, que no tienen a quién copiar, se esfuerzan por armar una informe retórica nacionalista tomando una frase de Martí por aquí y una frase de Fidel por allá. Los pocos textos que aspiran a un presunto ”pensamiento” dan la impresión de collages estudiantiles armados con los retazos sacados al alimón de la gaveta de la Guerra Fría.

Cada acto oficial resuda un aura de encrucijada nocturnal, como en los cabarets de mala muerte de los pueblos de campo, con los borrachitos aplaudiendo de manera hipnótica y los músicos cabeceando en los intermedios. Ya ni siquiera a Silvio se le ocurre una tonada para exaltar a los esbirros del Ministerio del Interior o confesarse un hombre libre en una nación gobernada por la misma familia (y un grupete de incondicionales) desde hace cincuenta años.

Desde Miami, el placer de ver al castrismo retorcerse en su caricatura no alivia el pesar por la destrucción de la nación. Prisionero de su pasado, Raúl no ha movido una sola ficha en el tablero de las profundas y urgentes transformaciones que ansían los cubanos. A su carácter, más que a un cálculo político, debemos la reducción de varios aspectos pesadillescos del castrismo: el estado de movilización constante, la napoleónica proyección internacionalista, el roñoso narcisismo del líder máximo. Una diferencia de grado que se diluye en la anécdota. En el mar de las oportunidades perdidas, Cuba navega con el agua a la altura del puente de mando.

Written by labana

julio 19, 2008 at 10:04 am

Publicado en Detrás de la noticia

Tagged with , , ,

La última aberración de Fidel Castro

with one comment

El dictador Fidel Castro en su última ri-flexión:

“No permitamos jamás que los traidores visiten después el país para exhibir los lujos obtenidos con la infamia.”

Es decir que el deportista cubano que abandone su equipo está condenado a vivir el resto de su vida fuera de su patria, sin poder volver jamás a su país. ¿Con qué derecho implanta semejante horror? Viola no sólo los derechos universales, sino también los ya fantasmagóricos derechos establecidos por su propia constitución. ¿Hasta cuándo? ¿Y encima hay estúpidos que hablan de reformas? ¿Y otros que piden reconciliación?

Written by labana

julio 17, 2008 at 12:04 am

La mala memoria de Fidel Castro (2)

leave a comment »

Reproducimos a continuación el testimonio de uno de los secuestrados por la guerrilla de Fidel Castro en 1958, una de las tantas cosas que ha olvidado, como lo demuestran sus recientes comentarios sobre las FARC e Ingrid Betancourt.

Por Manuel Prieres

Aquella tarde del 28 de junio de 1958 el viejo omnibus Leysland marchaba a gran velocidad por la excelente carretera de dos vías que une a la ciudad de Guantánamo con la Base Naval norteamericana. En su interior agobiaban al chofer cubano, con su algazara, 18 sailors y 11 marines.

Los marines americanos, como era la costumbre de muchos años, regresaban a la instalación militar estadounidense (en territorio cubano) después de pasar dilapidando sus pagas en Guantánamo a solo 16 millas de distancia. Así las cosas el vehículo atestado de pasajeros uniformados y gritones llegaba al entronque harto conocido como “La Sombrilla” (una especie de bifurcación) donde se tenía que aminorar la marcha de todas formas siempre.

La Captura

—-“¡Alto, en nombre del Segundo Frente Frank País! ¡Libertad o Muerte!”.

Era una docena de guerrilleros salidos abruptamente a ambos lados de la carretera, se detenían sobre el asfalto, y apuntaban con sus armas en forma resuelta hacia el omnibus que se veía obligado a detener la marcha. Dos rebeldes (uno lampiño y largas melenas; y el otro, barbudo: capitán José Quintín Sandino) se adelantaban y golpeaban fuertemente la puerta del omnibus conminando al chofer a que la abriera. Sendas ametralladorasThompson en sus manos. El Mau Mau que llevaba la voz cantante era el jefe de la “Columna Suicida” capitán Sandino, quien solo atinaba a preguntar: “ ¿Dónde está el cabo Márquez?”.

Los rebeldes buscaban al joven marine puertoriqueño Alberto Márquez, quien era novio de una chica guantanamera, y el único que hablaba español entre el grupo de marines. Efectivamente. El cabo Márquez iba entre ellos, quien levantó su mano identificándose. Sandino (el cabecilla guerrillero raulista) le ordenó que le sirviera de intérprete, siendo la primera orden que “todos los marines se reconcentraran al fondo del omnibus, y si se portaban bien nada les iba a pasar”.

Prisionero de los guerrilleros raulistas.
Márquez narra sus experiencias como prisionero de los guerrilleros de Raúl Castro:
“…ordenaron al chofer de la guagua que iniciara la marcha por la carretera hacia la playa de “Yateritas”. Estábamos todos desarmados. Solamente dos Patroles (MP) llevaban sus clubs. Al poco tiempo de viajar por la carretera, el capitán Sandino nos ordenó que nos tirásemos al piso del omnibus, porque de inmediato sacaron los cañones de sus armas por las ventanillas e hicieron fuego graneado contra un cuartelillo al lado de la carretera. Los soldados fueron cogidos por sorpresa y prácticamente no atinaron a responder al fuego de los guerrilleros”.

“Horas después Sandino ordenó al chofer que dejara la carretera y se internase por un angosto camino vecinal. Era temporada de lluvias, y el fango pastoso y rojizo se pegaba a las ruedas y carrocería del omnibus. El vehículo roncando y dando tumbos solo pudo avanzar una media hora más, hasta que quedó atascado hasta el eje. Los guerrilleros determinaron, entonces, empujar el omnibus por un derriscadero abajo. A partir de ese momento continuamos la marcha a pie, de dos en fondo, y estrechamente vigilados. La marcha duraría tres días y tres noches, hasta que llegamos a lo que se nos dijo era la loma de “Las Coloradas” –según ellos- a 40 kilómetros de la Base Naval USA Americana en la Bahía de Guantánamo”.

“En aquel campamento rebelde ingerimos alimentos por primera vez: “Café y Pan”. Allí nos esperaban los jefes guerrilleros: el comandante “Anibal” (Belarmino Castilla Mas) y el capitán Manuel Fajardo. La lluvia no cesaba. Al día siguiente iniciamos la marcha montados en unas ZAPAS hasta que llegamos tiempo después a Puriales de Cajuerí (Campamento principal de los rebeldes). Y por primera y última vez se nos explicó el porqué de nuestra captura. Según ellos, porque los aviones de Batista se abastecían de gasolina y parque en la propia Base Naval USA en Guantánamo”.

Los 19 marines pasan el “4 de Julio” prisioneros en Territorio Mau Mau.

“En Puriales de Cajuerí fuimos ubicados en el único hotel del pueblo –dice el marine Márquez-. Pero los 29 no cabíamos en él; y entonces a muchos nos repartieron por algunas viviendas del caserío. Allí, por primera vez, pudimos asearnos, afeitarnos y hacer una comida fuerte después de varios días prácticamente de ayuno. También nos suministraron unas cajitas de primeros auxilios de la Cruz Roja. En honor a la verdad, después de días llenos de confusion, tension y zozobra, mis compañeros y yo nos fuimos calmando, en parte debido a que también los guerrilleros suavizaron su inicial trato hostil hacia nosotros. Al extremo que el 4 de Julio nos sorprendieron con cervezas marca Cristal, y hasta se nos dijo que había una res amarrada en un corral cercano para nosotros si éramos capaces de sacrificarla. El marine Worreld fue quien le dio el puntillazo a la vaca. Ocurriéndosele,además, rociar con una bomba de flit insecticida los Cuartos colgados de la res, y evitat así que las moscas acelerasen el proceso de descomposición. Al río Toa nos llevaban periódicamente a bañarnos en las cristalinas aguas del río que demarca el territorio de Baracoa. A propósito: cuando nos llevaban a bañarnos al Toa, lo hacíamos totalmente desnudos; y en una ocasion que algunas campesinas nos vieron y comenzaron a gritar, los Mau Mau que nos escoltaban sacaron sus armas, las rastrillaron, mientras nosotros avanzábamos hacia ellos para confrontarlos. Nos estábamos cansando de aquella vida de secuestrados.”

“Pero un día –sigue narrando el marine Márquez- nos llevaron a presenciar el fusilamiento de dos “asaltadores de caminos” –según la version de los rebeldes-. Asistir a aquel espectáculo del fusilamiento, a pesar de que éramos militares, nos enfermó. Y
de inmediato decidimos forzar la situación nuestra, ya que no podíamos permanecer así indefinidamente. Por tal razón comisionamos al marine Reyes (de Tampa) para que junto a otro compañero intentasen escapar y llegar a la Base Naval USA. Se escaparon, pero al poco tiempo descubiertos en las intrincadas y desconocidas lomas y capturados. A partir del incidente fuimos encerrados en unos corrales cercados con alambradas…y la amenaza de “pasarnos por las armas si lo repetíamos”, nos lo recordaban a cada rato.

“Una mañana llegaron unos funcionarios de nuestro gobierno provenientes del Consulado Americano de Santiago de Cuba, les acompañaba el guantanamero Paví Jimenez. También llegó Raúl Castro acompañado de un nutrido séquito de barbudos y melenudos. Nunca se dignó a reunirse con nosotros. Por la tarde unos guerrilleros colocaron unas sábanas blancas sobre la tierra del batey; y, al rato, para sorpresa nuestra, descendía un helicóptero de la Navy. Se hablaba insistentemente que una crisis creada en el Medio Oriente por el presidente de Egipto Gamal Abdel Nasser (lo que se llamó después la “Crisis del Canal de Suez”) envolvía a los americanos en el conflicto y Raúl Castro, así las cosas, decidió evacuarnos lo antes posible. De manera que el 29 de Julio de 1958 –observa el marine Márquez-, con mi uniforme limpio y planchado que me devolvían mis captores, me subían a un helicóptero militar para irme de vuelta a casa: había pasado yo 32 días como prisionero de Raúl Castro Ruz.”

Singular episodio éste con el que se dará inicio a la era del secuestro politico como instrumento publicitario, propagandístico y coercitivo. En la lomas aledañas a la region de Guantánamo se gestó un pavoroso experimento que más se regaría por el mundo.

Era la primera trastada que Raúl Castro Ruz le profería a los americanos. Después vendrían muchas más.

Manuel Prieres
villagranadillo@bellsouth.net

Written by labana

julio 16, 2008 at 9:12 pm

Publicado en Detrás de la noticia

Tagged with ,

Remolcador “13 de Marzo”: A 14 años de una masacre

with 2 comments

El culpable

El culpable

Wikipedia: “Remolcador 13 de Marzo”:

El Remolcador 13 de Marzo era una pequeña embarcación cubana, cuyo hundimiento causó la muerte a un grupo de personas que trataban de abandonar el país.

En la madrugada del 13 de julio de 1994, cuatro barcos equipados con mangueras de agua a presión embistieron un viejo remolcador que huía de Cuba con 72 personas a bordo, a 7 millas de la bahía de La Habana. El remolcador 13 de Marzo se hundió, dejando un saldo de 41 muertos, de los cuales 10 eran menores de edad. Según testimonios de los sobrevivientes (31 personas), la tripulación de los también remolcadores Polargo2 y Polargo5 embistieron intencionalmente al 13 de marzo, y negaron auxilio a las personas que se encontraban en el agua. Durante más de una semana los medios de comunicación cubanos mantuvieron silencio en torno a los hechos, a pesar de las insistentes denuncias en los medios internacionales; posteriormente, el 5 de agosto del mismo año, el presidente cubano Fidel Castro calificó como “esfuerzo verdaderamente patriótico” la actuación de las personas involucradas.

Hasta la fecha el gobierno cubano asegura que el hecho fue un accidente; y no ha juzgado, ni condenado a ninguno de los participantes en este hecho; a pesar de que el código penal establece en su artículo 48 sanciones a los delitos cometidos por imprudencia.

Para más detalles, consultar el INFORME Nº 47/96 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, en la biblioteca de Derechos Humanos de la Universidad de Minnesota. Este documento contiene declaraciones de sobrevivientes de esta masacre.

Este es el informe

Aquí pueden leer un relato suscinto de los hechos, listado y fotos de los muertos

Aquí el testimonio de una madre que perdió a su hijo de 10 años

Written by labana

julio 12, 2008 at 11:45 pm

¿Rehenes en Cuba?

leave a comment »

Mientras usted lee esta nota el opositor pacífico cubano Néstor Rodríguez Lobaina se encuentra recluido en la casa de sus padres en Baracoa, en el extremo oriental de Cuba asediado, junto a otros activistas de derechos humanos, por turbas pro-gubernamentales que lanzan objetos hacia el interior del inmueble mientras repiten consignas e insultos con la aprobación tácita de los funcionarios de orden público.

Desde París William Navarrete a través de su blog Cuba al pairo denuncia que “Néstor se encuentra recluido ahora mismo en la casa de sus padres en Baracoa, que allí tiene dos escasas mudas de ropa (pues él no vive en esta ciudad oriental sino con su esposa en La Habana). Tampoco cuentan en ningún lado que las brigadas de respuesta rápida baracoenses han acribillado a tomatazos y huevazos el balcón de la casa, en donde ondea (única posibilidad de resistencia para este hombre extraordinario) una bandera cubana. Los activistas asediados en el mismo domicilio que Néstor son: Julián Antonio Monés, Keyber Rodríguez, Noelvis Sevila Ferrero, Carlos Manuel Hernández Reyes, Yordis García Fournier, Rolando Rodríguez Lobaina, Vladimir Guilarte, entre otros”.

Los miembros de la Agenda para la Transición, Vladimiro Roca y Martha Beatriz Roque, pidieron hoy a los diplomáticos franceses en La Habana a que intervengan para que Rodríguez Lobaina pueda viajar a la capital de su propio país (Cuba).

Los solicitantes dicen que esto cumpliría con los recientes acuerdos de la Unión Europea, que pide contactos entre las sedes diplomáticas europeas con la oposición democrática en la isla.

Roca y Roque afirman que el operativo gubernamental de la semana pasada contra los disidentes afectó de forma parcial a 79 personas que sufrieron detenciones, reclusiones domiciliarias, amenazas y retenciones.

El operativo oficial afectó que los opositores asistieran a una reunión de la plataforma Agenda para la Transición el 3 de julio, y al acto organizado por la misión de Estados Unidos en La Habana, con motivo del 4 de julio, Día de la Independencia norteamericana.

Como parte de esa oleada represiva Rodríguez Lobaina fue detenido por la policía castrista en la terminal de ómnibus de Guantánamo, cuando intentaba viajar a La Habana. Desde entonces le han prohibido viajar a La Habana. El opositor, en tanto, se ha declarado en huelga de hambre.
¿Dónde está el mundo civilizado? ¿Dónde la UE y el gran demócrata de Zapatero?

Written by labana

julio 9, 2008 at 7:34 pm

Publicado en Ultima hora

Tagged with , , ,

La paz romana y la paz de Castro

with one comment

Aclaración para nobles incautos: El Coma-Andante sólo ha condenado “el método objetivamente cruel del secuestro”, lo que implica que piensa que en lo subjetivo puede no ser tan cruel el secuestro. O sea, vamos, que bajo ciertas condiciones subjetivas no debería ser considerado tan mal el secuestrar a civiles inocentes y mantenerlos en la selva, encadenados, etc…

Lamentablemente a Marx no se le ocurrió, pero la dialéctica revolucionaria y socialista da para todo.
Y no ha condenado, ni condena, ni recomienda, que las FARC depongan las armas. Debe inferirse entonces que tampoco la considera una organización terrorista: no faltaba más. Los terroristas de derechas son terroristas. Los terroristas de izquierda son guerrilleros. Y los guerrilleros no deben rendirse, a no ser que se llamen Ernesto Guevara.

Para los que duden de todo esto un párrafo de la última riflexión del Coma-Andante. Con firma-gomígrafo incluida. Y el resto del mamotreto pueden leerlo en los estiercoleros habituales.

“Critiqué con energía y franqueza los métodos objetivamente crueles del secuestro y la retención de prisioneros en las condiciones de la selva. Pero no estoy sugiriendo a nadie que deponga las armas, si en los últimos 50 años los que lo hicieron no sobrevivieron a la paz. Si algo me atrevo a sugerir a los guerrilleros de las FARC es simplemente que declaren por cualquier vía a la Cruz Roja Internacional la disposición de poner en libertad a los secuestrados y prisioneros que aún estén en su poder, sin condición alguna. No pretendo que se me escuche; cumplo el deber de expresar lo que pienso. Cualquier otra conducta serviría sólo para premiar la deslealtad y la traición.
Nunca apoyaré la paz romana que el imperio pretende imponer en América Latina”.

Written by labana

julio 6, 2008 at 9:39 pm

Publicado en Detrás de la noticia

Tagged with ,